• Publicidad

  • Publicidad

  • Recetas por raciones

  • Pulseras solidarias

  • Consultorio online

  • Hazte voluntario

  • Introduce tu e-mail para recibir diariamente las últimas novedades.
    Según LOPD.

    Únete a otros 15.963 seguidores

  • Últimos Tweets @diabetesmadrid

  • Fotos de Flickr

Relacionan la radioterapia con un mayor riesgo de diabetes

investigaciónUn estudio indica que las personas que superaron el linfoma de Hodgkin (LH) tratado con radioterapia en los nódulos linfáticos paraaórticos tienen alto riesgo de desarrollar diabetes mellitus (DM).

“La posible aparición de la DM debería incluirse en las guías de control de los sobrevivientes del LH y los médicos tratantes deberían estar atentos a ese riesgo”, publica en Journal of Clinical Oncology el equipo de la doctora Flora E. van Leeuwen, del Instituto del Cáncer de Países Bajos, Ámsterdam.

Dos estudios recientes asociaron el uso de la radioterapia abdominal en el tratamiento de los cánceres infantiles con un aumento del riesgo de desarrollar DM, pero se desconoce si ese riesgo alcanza a los pacientes con LH en la adolescencia o la edad adulta.

“Como está demostrado que los sobrevivientes del LH tienen riesgo de desarrollar varias enfermedades cardiovasculares, la aparición de la DM reforzaría aún más esa posibilidad de padecer complicaciones del tratamiento en el largo plazo”, agrega el equipo.

Los autores estudiaron a 2352 sobrevivientes del LH atendidos en cinco hospitales holandeses entre 1965 y 1995. A todos les habían detectado la enfermedad antes de los 51 años y habían sobrevivido por lo menos cinco años tras el diagnóstico. El seguimiento promedio duró 21,5 años.

La incidencia acumulada de DM a los 30 años era del 8,3 %, pero aumentó al 14,2 % en los pacientes tratados con 36 Gy o más de radioterapia paraaórtica. El riesgo de desarrollar DM se multiplicó 2,30 veces en los pacientes tratados con por lo menos 36 Gy en los nódulos linfáticos paraaórticos y el bazo, mientras que la irradiación de esos nódulos linfáticos solamente lo aumentó 1,82 veces.

La posibilidad de desarrollar DM creció junto con la dosis de radiación media a la cola pancreática (HR=1,017 por Gy).

La incidencia estandarizada de la DM era 2,58 veces más alta en pacientes tratados con 36 Gy o más en los campos paraaórticos que en la población general, mientras que el riesgo aumentaba especialmente en los pacientes tratados antes de los 25 años (SIR=4,22). El riesgo no aumentó significativamente en los pacientes tratados con menos de 35 Gy.

“Aunque la radioterapia rara vez se utiliza en el bazo, hay muchos sobrevivientes de la LH que recibieron radiación en el bazo o los campos paraaórticos durante el tratamiento de la LH que se utilizaba en el pasado”, escribe el equipo.

“Pero los pacientes que actualmente padecen LH y enfermedad abdominal superior (residual) y los pacientes con cáncer testicular o estomacal podrían quedar expuestos a recibir radiación en el páncreas”.

El doctor Florent de Vathaire, director de epidemiología de la radioterapia del Instituto Gustave-Roussy, Villejuif, Francia, realizó uno de los estudios que asocian la exposición abdominal a la radioterapia en los niños con cáncer y el riesgo de desarrollar DM. “El páncreas tiene que ser considerado un órgano en riesgo durante la radioterapia. Es algo que cada vez se tiene más en cuenta, pero aún es una idea muy reciente”.

Consideró que los resultados demuestran que es necesario controlar de por vida a los pacientes con riesgo de desarrollar DM después de la radioterapia para detectarla y tratarla lo antes posible.

Fuente: elEconomista.com.

Imagen: ponsulak/Freedigitalphotos.

A %d blogueros les gusta esto: