• Publicidad

  • Publicidad

  • Recetas por raciones

  • Pulseras solidarias

  • Consultorio online

  • Hazte voluntario

  • Introduce tu e-mail para recibir diariamente las últimas novedades.
    Según LOPD.

    Únete a otros 15.965 seguidores

  • Últimos Tweets @diabetesmadrid

  • Fotos de Flickr

¿Puede una persona con diabetes seguir una alimentación vegetariana?

Piramide_ovolacto_vegetariana

El ser humano es esencial y evolutivamente omnívoro. Su forma de alimentación ha ido variando a los largo de los siglos, y ha ido evolucionando de alimentación de subsistencia o primera necesidad local, pasando por alimentación obtenida con comercio e intercambio hasta llegar, en las sociedades más “pudientes”, a alimentación “de capricho”, es decir, se elige lo que se quiere comer, cuándo y cuánto, se necesite o no.

La pregunta es, ¿puede una persona con diabetes seguir una alimentación vegetariana?

Claro que sí, siempre que esté adecuadamente asesorada y controlada por un profesional experto en el tema que conozca los requerimientos específicos de este tipo de alimentación para evitar déficits nutricionales, según lo estrictamente vegetariana o menos que se siga la dieta.

Está claro y demostrado que la dieta más saludable, y de especial aplicación en personas con diabetes, es la dieta mediterránea, rica en fruta, verdura, legumbres, cereales, pescados y aceite de oliva. La dieta vegetariana incluye gran parte de estas recomendaciones de salud.

En las personas con diabetes ayuda a:

  • controlar el peso ya que el contenido calórico de los alimentos vegetales, a igualdad de peso, es menor.
  • por su alto contenido en fibra aumenta la saciedad (lo que hace ingerir a la vez menos calorías), disminuye y retarda la absorción de glucosa evitando picos hiperglucémicos postprandiales y el riesgo de desarrollar diabetes; disminuye el colesterol y previene el cáncer de colon.
  • Por el tipo de hidratos de carbono que se ingieren, predominando los de absorción lenta, permiten una mejor regulación de la glucemia. Esto, unido a la mayor cantidad de fibra, permiten una reducción de los requerimientos de insulina y aumenta la sensibilidad periférica a la acción de la misma. Hay estudios que indican que se produjo hasta un 40% de reducción en las dosis de insulina.
  • Por el tipo de grasa que se ingiere es rica en ácidos grasos poliinsaturados y pobre       en saturados y en colesterol, por lo que es cardiológicamente saludable.
  • Los antioxidantes presentes en vegetales, legumbres, frutos secos tienen efectos anticancerígenos y antienvejecimiento.
  • Por su menor contenido en sal y mayor en potasio, previene la hipertensión arterial.

Como conclusión podríamos decir que:

  • Una dieta vegetariana bien estructurada y planificada permite una adecuada nutrición.
  • La alimentación vegetariana no estricta (ovolactovegetariana, lactovegetariana, ovovegetariana o semivegetariana) es perfectamente satisfactoria nutricionalmente.
  • Si la dieta es inadecuada y excluye gran número y variedad de alimentos, puede ser peligrosa y deficitaria, ya sea vegetariana u omnívora. De la misma manera si se abusa de otros alimentos en detrimento de los esenciales puede dar lugar a carencias importantes.
  • El mayor beneficio de la combinación de alimentos se consigue cuando se consumen conjuntamente en la misma comida, y si no fuera posible, mejor hacerlo en el mismo día.
  • Una persona con diabetes puede seguir una dieta vegetariana siempre que, igual que el resto de las personas, esté bien asesorado y siga las recomendaciones que su diabetólogo, médico de familia, nutricionista, o experto le indiquen en cada momento vital.
  • Aunque la dieta vegetariana tiene efectos saludables, para tener una buena salud no es necesario adscribirse a ella. Cualquier dieta omnívora si está adecuadamente planificada, es igual de saludable, sobre todo si ambos tipos de alimentación se complementan con otros hábitos de vida saludables (ejercicio físico, eliminar otros hábitos nocivos como tabaco o alcohol), y como ejemplo, la dieta mediterránea.

 

Autora: Dra. Rosa Mª Servián, Médico de familia

Fuente: Fragmento del artículo “La alimentación vegetariana”, Revista Entre Todos nº90

A %d blogueros les gusta esto: