• Publicidad

  • Publicidad

  • Recetas por raciones

  • Pulseras solidarias

  • Consultorio online

  • Hazte voluntario

  • Introduce tu e-mail para recibir diariamente las últimas novedades.
    Según LOPD.

    Únete a otros 15.963 seguidores

  • Últimos Tweets @diabetesmadrid

  • Fotos de Flickr

Diabetes y situaciones especiales. Gastroenteritis y asma.

fingir-estar-enfermo-es-la

Existen algunas enfermedades que pueden alterar considerablemente la diabetes y merecen especial consideración entre ellas destaca las gastroenteritis, especialmente cuando van acompañadas de vómitos.

En este caso confluyen varios problemas. En primer lugar las gastroenteritis pueden manifestarse desde un proceso banal, que disminuya la absorción de nutrientes y por lo tanto provocar el desarrollo de hipoglucemias, a procesos más severos donde se produzca una situación de gran estrés y a pesar de múltiples deposiciones presente una elevación importante de los niveles de glucemia. En estos casos si el paciente se administra múltiples dosis diarias de insulina y la dosis de insulina rápida va ajustada a los niveles de glucemia, estas modificaciones en la dosis de insulina, que ya se hacen de forma automática, serán suficientes para mantener unos controles de la glucemia aceptables.

Cuando se producen situaciones de vómitos, el manejo puede ser mucho más complicado, pues los vómitos afectaran la ingesta oral, lo que dificultará la administración de líquidos en los casos que se produzca una hipoglucemia o cuando las deposiciones sean abundantes y se cree una situación de estrés que impedirá la hidratación por vía oral. Por ello, en general, cuando un niño diabético presente vómitos y estos persisten pasadas unas horas, es necesario que la familia consulte a su médico o bien sea visto en un servicio de urgencias para valorar si precisa la administración de líquidos por vía intravenosa.

Otra situación que merece especial consideración son las personas asmáticas, estas pueden presentar una situación de importante estrés, es decir una situación que aumenta las necesidades de insulina y además requerir la administración de glucocorticoides a dosis relativamente altas, lo que provoca un considerable aumento de la resistencia a la insulina y por lo tanto van a necesitar dosis mayores de la misma. En estos casos y mientras dure el tratamiento con glucocorticoides se deberá aumentar la insulina lenta en un 20-30%.

También la administración de la insulina rápida con una escala que vaya ajustando la dosis a los niveles de glucemia pre prandial, evitará graves descompensaciones de la diabetes. En estos casos de enfermedades crónicas, conviene que se planifique con su médico las modificaciones de insulina que deben llevarse a cabo en situaciones de crisis y tratamiento con corticoides.

A %d blogueros les gusta esto: