• Publicidad

  • Publicidad

  • Recetas por raciones

  • Pulseras solidarias

  • Hazte voluntario

  • Introduce tu e-mail para recibir diariamente las últimas novedades.
    Según LOPD.

    Únete a otros 15.963 seguidores

  • Últimos Tweets @diabetesmadrid

  • Fotos de Flickr

Consejos Generales


Frío Calor · Vichaya Kiatying-Angsulee · FreeDigitalPhotos

PARA EL INVIERNO:

· Adaptar la medicación a los horarios y actividad física del invierno, generalmente menor que en verano o vacaciones.
· VACUNACIÓN DE LA GRIPE a finales de septiembre y en octubre. Hay que vacunarse cada año.
· Realizar actividad física o paseos diarios, siempre bien abrigados y protegidos de la lluvia.
· Evitar cambios bruscos de temperatura y ambientes contaminados o con niebla, pues se favorecen las infecciones respiratorias; bien abrigados, si es preciso incluso con bufanda, gorro y guantes en lugares fríos y quitándolos en lugares cálidos.
· Evitar las visitas a hospitales para no introducir más gérmenes de la calle y para no contagiarnos de los hospitalarios.
· No permanecer mucho tiempo en lugares cerrados con humos, mal ventilados y abarrotados de gente.
· Beber abundantes líquidos, sobre todo agua y zumos naturales. Los zumos de cítricos (pomelo, limón, naranja) son especialmente ricos en vitamina C que protegen de infecciones respiratorias. Deben computarse en el recuento de hidratos de carbono.
· Con estos catarros…: gárgaras con agua de limón, beber líquidos y humidificar el ambiente, lavados nasales con suero fisiológico, controlar la temperatura, no automedicarse con antibióticos, pues la mayoría de las infecciones respiratorias no se curan con ellos, prestar especial atención a la diabetes pues se puede elevar por la infección y el reposo, requiriendo modificar alimentación y medicación, consultar al médico.
· Planificar el “nuevo curso”, con las revisiones periódicas necesarias: peso, tensión arterial, visita al oftalmólogo, al dentista, al podólogo, visitar al endocrino.

· EN NAVIDADES:

o Tomar como entrantes alimentos pobres en hidratos de carbono y grasas: atún al natural, almejas, mariscos, cogollos de lechuga con pimentón y ajo, jamón, etc.
o Combinar los platos fuertes con verduras y ensaladas, no con patatas fritas. Son preferibles los pescados a las carnes, los asados a los fritos, las guarniciones vegetales a los acompañamientos fritos.
o Especial atención a los postres, a la composición de los turrones tanto normales como “especiales para diabéticos” (estos no son de consumo libre) y sus intercambios con la fruta u otros hidratos de carbono de dicha comida. Con imaginación se pueden preparar postres refrescantes y originales con fruta, yogures, nata, etc.
o Ojo con la cantidad y la calidad del alcohol ingerido. Es preferible el cava brut, seco o semiseco, la sidra a los licores u otras bebidas de alta graduación, no mezclar distintos tipos de alcoholes. El alcohol aporta calorías vacías y en muchos casos también hidratos de carbono.
o No descuidar la actividad física en estos días de excesos y consumo elevado de calorías
o Controlar más intensamente la diabetes

PARA EL VERANO:

· Adaptarse al horario nuevo progresivamente.
· Ingerir las raciones correspondientes de hidratos de carbono; aunque sean platos más ligeros los que se toman en verano, también es posible hacer una excelente nutrición con frutas, verduras, ensaladas, legumbres, pasta, etc.
· Aprovechar el melón y la sandía propios de estas fechas, por su menor contenido en hidratos de carbono y por su riqueza en agua y fibra.
· Vigilar los aperitivos, teniendo en cuenta sus calorías y los hidratos de carbono para descontarlos de la comida.
· Cuidado con los helados “para diabéticos” porque suelen llevar edulcorantes calóricos, derivados farináceos, etc. que habrá que contabilizar en las raciones diarias.
· Hay que prestar especial atención a la ingesta de líquidos abundantemente, sobre todo las personas mayores que tienen menos estímulo de sed, y la deshidratación en estas fechas es frecuente.
· Aprovechar para realizar actividades físicas al aire libre, evitando las horas centrales del día y cuidando las quemaduras.
· Vigilar especialmente los pies en la playa cuando se camina descalzo, y en la montaña, con caminatas poco habituales.
· Proteger la insulina de altas temperaturas.
· Utilizar calzado adecuado, ligero y cómodo, con calcetines de lana o algodón para marchas, así como gorra y protección solar.

PARA CUALQUIER MOMENTO:

· Llevar la medicación y el material de autocontrol siempre a mano y protegidos, en cantidad suficiente y con repuesto para evitar imprevistos (rotura de viales, pérdida, caducidad, mala conservación, etc.)
· Realizar autocontroles periódicos según lo indicado por nuestro médico, intensificándolos ante cualquier circunstancia que suponga estrés, cambio o posibilidad de descompensación.
· Alimentarse de forma sana, equilibrada y nutritiva, sin apenas limitaciones, y adecuada a las circunstancias vitales es lo más indicado tanto para la diabetes como para todo el mundo.
· Si se viaja fuera de España, llevar medicación de sobra para toda la estancia fuera, informarse previamente de la concentración de insulina y jeringas del lugar de destino. En este caso también hay que enterarse de los horarios a seguir allí, el tipo de comidas, preparación, especies, gastronomía en general, centros médicos de urgencia, asociaciones de diabéticos, vacunas y medicaciones preventivas, etc.
· Tanto para España como para otros países, llevar siempre la cartilla sanitaria y es recomendable también informes médicos.
· Llevar siempre azúcar y otros preparados con hidratos de carbono de absorción rápida (fruta, zumos, leche, galletas, etc.) para hipoglucemias o retrasos en la comida prevista.
· Aprender a interpretar el etiquetado de los productos alimenticios con el fin de adecuar su ingesta a nuestra alimentación, en especial los productos “light” o “para diabéticos”
· Manejar las tablas de equivalencia de alimentos puede facilitar mucho la vida cotidiana y permitir tener más libertad y menos monotonía en la comida.
· Preguntar por la composición de los platos o menús cuando comemos fuera de casa.
· Integrar la actividad física en la vida diaria, alejándonos del metro y de los transportes fáciles, caminando más, dejando el ascensor, hacer menos “compras semanales o mensuales” y mejor salir más veces….
· Acudir a la consulta sanitaria, ya del médico de cabecera, enfermería, educador, endocrino, etc., y no descuidar las revisiones periódicas anuales, o con más frecuencia si así lo indican, de oftalmología, riñón, podología, analíticas, tensión arterial, peso, cardiovascular, etc.
· EVITAR EL TABACO Y EL ALCOHOL

· No dudar en consultar ante cualquier duda, sugerencia, comentario escuchado, incidencia, inseguridad, etc, de nuestro día a día.
· Contáis con el apoyo de vuestra Asociación de diabéticos, que está siempre a vuestra disposición y escucha vuestras palabras.

Imagen: Por cortesía de Vichaya Kiatying-Angsulee · FreeDigitalPhotos

A %d blogueros les gusta esto: