• Publicidad

  • Publicidad

  • Recetas por raciones

  • Pulseras solidarias

  • Hazte voluntario

  • Introduce tu e-mail para recibir diariamente las últimas novedades.
    Según LOPD.

    Únete a otros 15.967 seguidores

  • Últimos Tweets @diabetesmadrid

  • Fotos de Flickr

Situaciones Especiales Diabetes · Disfunción Eréctil


La Disfunción Eréctil y su tratamiento

1. INTRODUCCIÓN

Los problemas de erección en el varón son un motivo de consulta muy poco frecuente en la consulta del médico de cabecera o del especialista, aunque se estima que tiene una alta prevalencia entre pacientes afectados por la diabetes. En este artículo preferiremos el término “disfunción eréctil” al de impotencia (denominación más popular y con connotaciones despectivas) para hablar de las alteraciones en la función de la erección del pene, ya sea por inexistente o por incompleta. La disfunción eréctil es la incapacidad repetida para lograr o mantener una erección lo suficientemente firme como para tener una relación sexual satisfactoria. Se calcula que al menos el 50% de los pacientes con diabetes padece disfunción eréctil dentro de los diez años siguientes al diagnóstico de su diabetes, siendo mayoritaria en el grupo de diabetes tipo 2, y sobre todo en ancianos. Como en otras complicaciones a largo plazo de la diabetes, el buen control de la misma prevendrá su aparición. Es necesario vencer prejuicios educacionales y/o religiosos y consultar siempre que aparezca el problema, pues hoy en día hay En la actualidad existen soluciones eficaces y seguras que ayudan a retomar la actividad sexual de forma satisfactoria.

2. FUNCIÓN ERÉCTIL NORMAL

Una erección normal depende de la acción coordinada de músculos, nervios y vasos sanguíneos. En el pene existen dos cuerpos cavernosos que lo recorren longitudinalmente, y que se llenan de sangre durante la erección, y un bulbo cavernoso donde se aloja la uretra, el conducto de evacuación de la orina y el semen.

En las paredes de los pequeños vasos sanguíneos del pene, hay músculos que impulsan la sangre hacia los cuerpos cavernosos. Cuando el pene está fláccido, estos músculos están contraídos y dejan pasar una mínima cantidad de sangre. Cuando se da un estímulo sexual adecuado, el sistema nervioso, a través de los nervios autónomos (los que participan en las funciones involuntarias), provoca la relajación de estos músculos, produciéndose un aumento del flujo de sangre a los cuerpos cavernosos, que facilita la erección.

3. CAUSAS DE DISFUNCIÓN ERÉCTIL

En el varón, y antes de especificar en el varón con diabetes, hay que distinguir dos tipos de disfunción eréctil: la orgánica y la psicógena.

En la de tipo orgánico hay una causa física que justifica el déficit en la erección; se mantiene la libido y el deseo de relaciones sexuales; no se tienen erecciones nocturnas, matutinas o espontáneas; es de instauración lenta y progresiva, y sucede con todas las parejas.

En cambio la de tipo psicógeno tiene que ver con una pérdida del interés sexual o libido, normalmente respecto a una sola pareja, aunque sí está presente frente a otros estímulos; hay erecciones nocturnas e involuntarias y es de instauración más brusca; pueden influir también problemas personales como miedos, estrés u otras preocupaciones.

Como es obvio el abordaje terapéutico de cada una de ellas es completamente distinto, por lo que es preciso depurar concienzudamente su origen.
Simplemente el envejecimiento puede provocar disfunción eréctil: el deterioro funcional vascular y nervioso producido por la edad hace más difícil la erección normal, sin que esto constituya una enfermedad.

Hay medicamentos y sustancias tóxicas en las que como efectos secundarios, aparecen los problemas de erección, apareciendo con frecuencia en algunos antihipertensivos, antidepresivos, ansiolíticos, preparados hormonales y drogas como el alcohol o los opiáceos (heroína y derivados).

Ya concretamente en los pacientes con diabetes, los problemas de riego sanguíneo por presencia de arterosclerosis en las paredes de los vasos a causa del tabaquismo, hipertensión arterial o aumento del colesterol, sumado a la agresión que el mantenimiento de cifras altas de glucemia supone para el lecho vascular, pueden estar implicados en la disfunción eréctil.

Sin embargo, la afectación del sistema nervioso autónomo (neuropatía autonómica) por la diabetes mal controlada, es decir, la alteración en todo el complejo proceso de transmisión de impulsos necesarios para que el pene se llene de sangre, se considera la principal causa de erección ineficaz en el varón con diabetes.

4. TRATAMIENTO

4.1 FARMACOLÓGICO, VÍA ORAL:

En la actualidad hay varios tratamientos farmacológicos disponibles en el mercado.

SILDENAFIL (Viagra)
El sildenafil produce un aumento del flujo sanguíneo en el pene provocando una relajación del músculo liso de los cuerpos cavernosos. Es un medicamento que ha demostrado sobradamente su eficacia tanto en pacientes diabéticos como en otro tipo de pacientes, debiendo darse con precaución en personas con problemas de corazón y estando absolutamente contraindicado en los pacientes medicados con nitratos.

TADALAFILO (Cialis)
Tadalafilo es un inhibidor que funciona previniendo la acción de un elemento químico del cuerpo llamado fosfodiesterasa-5 (PDE5). Después de la estimulación sexual CIALIS actúa ayudando a relajar los vasos sanguíneos de su pene, permitiendo la afluencia de sangre al pene. Se debe tener precaución en pacientes con anemia de célula falciforme, cáncer de hueso o leucemia ya que se incrementa el riesgo de erecciones prolongadas; en deficiencias de funcionamiento del hígado, riñón y en enfermedades cardiovasculares.

VARDENAFILO (Levitra)

La principal tarea de este fármaco es suavizar y relajar una fina capa de músculo que existe en las paredes de los vasos sanguíneos de los tejidos del pene, lo que hace que los vasos sanguíneos se dilaten. Esto permite el flujo constante de sangre al pene, lo que tendrá como resultado una erección firme. Vardenafilo estará activo en el cuerpo tan sólo 30 minutos después de haberlo tomado, y podrá seguir activo hasta cinco horas. Contraindicado en pacientes con enfermedades cardiovasculares graves, como angina de pecho inestable, o con insuficiencia cardiaca grave.

FARMACOLOGICO, VIA INTRAURETRAL

ALPROSTADIL (Muse)

Alprostadil es una fármaco que causa la dilatación de los vasos sanguíneos incrementado el flujo sanguíneo para facilitar la erección. Alprostadil se suministra mediante el uso de una cánula que se introduce a través del orificio de la uretra. La ventaja de esta medicación radica en que es tolerable para pacientes que tienen contraindicaciones de otros fármacos de este tipo. Es apto para pacientes con medicación de nitratos, diabetes o enfermedades cardiovasculares.

4.2 TRATAMIENTOS INYECTABLES:

Se utilizan cuando han fallado los tratamientos farmacológicos o si éstos están contraindicados. Consisten en inyecciones dentro de los propios cuerpos cavernosos de sustancias que provoquen la relajación de la musculatura lisa, y favorezcan la erección. Los más usados son prostaglandinas como la PGE1 o alprostadil (Caverject), papaverina o fentolamina, solas o asociadas entre ellas. El fármaco se inyecta en la cara lateral del pene unos minutos antes de la relación sexual. Los efectos secundarios más frecuentes son el dolor local y el priapismo (erección dolorosa de más de cuatro horas de duración).

4.3 DISPOSITIVOS DE VACÍO

Los dispositivos de vacío inducen una erección al atraer, mediante una presión negativa, el flujo de sangre hacia los cuerpos cavernosos. Una vez erecto, se aplica sobre la base del pene una goma o banda constrictora que impide que éste quede fláccido. El aparato es un cilindro de plástico que se conecta a una bomba de vacío. Funciona eficazmente cualquiera que sea la causa de la falta de erección y muchas veces el cilindro es un elemento que se incorpora al juego erótico.

TRATAMIENTO QUIRURGICO, PRÓTESIS DE PENE

PeneLas prótesis peneanas deben ser consideradas la última opción terapéutica, cuando han fallado las anteriores posibilidades. Para muchos pacientes diabéticos, los fármacos no son eficaces y es por tanto la opción adecuada en estos casos. Hay tres tipos: semirrígidas, maleables e inflables o hidráulicas. Las prótesis de última generación, la hidráulica, dispone de una sistema de bombeo que se aloja en la bolsa escrotal, que permite activar la erección además de pasar totalmente inadvertida. Los tres tipos de prótesis requieren para su implantación cirugía con anestesia epidural y requiere estancia hospitalaria, generalmente de un día. No implica ningún riesgo adicional a los habituales de cualquier intervención bajo anestesia, salvo complicaciones, el paciente puede reanudar su vida sexual a partir de la quinta semana tras la intervención.

5. ¿SABÍAS QUE…

…se calcula que sólo 1 de cada 10 pacientes con disfunción eréctil consulta a su médico o especialista?

…se llama periodo refractario al tiempo transcurrido entre una eyaculación y la siguiente erección posible, y que éste es de 30 minutos en una persona de 20 años y de 48 horas en una de 70 años?

…otros síntomas de neuropatía autonómica que nos pueden ayudar a diagnosticar el origen de la disfunción eréctil son las náuseas o vómitos, la presencia de diarrea o la incontinencia urinaria?

 

A %d blogueros les gusta esto: