• Publicidad

  • Publicidad

  • Recetas por raciones

  • Pulseras solidarias

  • Hazte voluntario

  • Introduce tu e-mail para recibir diariamente las últimas novedades.
    Según LOPD.

    Únete a otros 15.963 seguidores

  • Últimos Tweets @diabetesmadrid

  • Fotos de Flickr

Tratamiento Dieta y Alimentación · Principales Nutrientes


Macro-nutrientes

Hidratos de Carbono o Carbohidratos

Deben representar el 50-60% de la ingesta calórica y estar repartidos en varias tomas con unos porcentajes determinados para conseguir un buen control de la glucemia.

1gr. de HC aporta 4 calorías.

Hidratos de Carbono o Carbohidratos = Glúcidos = Azúcares todos estos nombres significan lo mismo; forman parte de gran número de alimentos y proporcionan energía al cuerpo para que este pueda realizar su actividad diaria.
Necesitan insulina para ser utilizados por las células. Aunque todos son similares y se transforman en glucosa dentro de nuestro organismo, a efectos prácticos hablamos de dos tipos: Simples también llamados rápidos, refinados o de sabor dulce ( monosacáridos y disacáridos ) y Complejos también llamados lentos, sin refinar o de sabor no dulce ( polisacáridos ).
La diferencia entre los primeros y los segundos está en como hacen que aumente la glucemia; siendo los primeros de absorción rápida y los segundos de absorción lenta al ir generalmente acompañados de fibra o grasa.

Es preferible utilizar HC complejos o de absorción lenta; llamados así porque se absorben más despacio en el intestino. (Cereales, legumbres, verduras, hortalizas, arroz, pastas y harinas) que HC simples o de absorción rápida. (Frutas, azúcar, miel, pasteles y helados), priorizando los de mayor contenido en fibra. 

Deben estar distribuidos en 4-6 comidas al día, con el fin de evitar las oscilaciones bruscas de la glucemia.
No es aconsejable una dieta baja en HC como medio para perder peso ya que ello conlleva a la pérdida de agua; lo que produce deshidratación e hipotensión, lo que repercute en una sobrecarga para los riñones.

Grasas (o lípidos)

Nos ofrecen gran cantidad de energía que nuestro cuerpo utiliza como “energía de reserva”. Como máximo deben representar el 30-35 % del total de la ingesta calórica.

1gr. de grasa aporta 9 calorías.

Junto con los HC sirven para proporcionar energía al organismo, transportan las vitaminas A, D, E y K y además pasan a formar parte tanto de las hormonas como de las células de nuestro cuerpo.

Se encuentran en alimentos tanto vegetales como animales, siendo preferible el consumo de las de origen vegetal.

Existen dos clases:

las insaturadas (de consistencia líquida) integradas por las monoinsaturadas (AGM), cuya principal fuente son los aceites vegetales, de preferencia el de oliva y polinsaturadas (AGP) cuya principal fuente son los vegetales y los pescados. Dentro de los aceites vegetales, algunos de ellos como el de palma o el de coco pertenecen al grupo de los AGS lo que debe tenerse en cuenta ya que son frecuentemente empleados en bollería y el término “aceite vegetal” de la etiqueta puede inducir a error.
– las saturadas (AGS) (sólidas a temperatura ambiente) las principales fuentes son las carnes de animales terrestres, la leche, el aceite de coco, manteca de cacao, mantequillas y tocinos.

Las diferencias entre estas tres clases de grasas se establecen en como intervienen en las variaciones de colesterol y triglicéridos en sangre.

Los AGM son una alternativa más favorable que los AGP para sustituir los AGS de las dietas.
El objetivo primario de modificar las grasas en el plan de nutrición de una persona con DM consiste en mejorar las concentraciones de lípidos en el suero con la expectativa de reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Proteínas

1gr. de proteínas aporta 4 calorías.

Los aminoácidos que derivan de las proteínas alimentarias proporcionan sustratos para la síntesis celular y la formación y regeneración de tejidos nuevos; por ello les denominamos: elementos plásticos.

Deben aportar alrededor de un 15% del total de las calorías diarias.

No existen evidencias suficiente para recomendar un mayor o menor consumo de las mismas, en caso de que no existan procesos renales asociados. E igualmentese tiene poca información acerca de sus efectos sobre la glucosa sanguínea.

Deben ingerirse tanto de origen animal como vegetal. Carne, pescado, mariscos, huevos, leche yoghurt, queso y legumbres, pastas, pan, arroz, frutos secos, frutas y verduras.

Se considera que la proteína animal tiene más alto valor biológico para el ser humano porque contiene todos loa aminoácidos esenciales que no fabrica el cuerpo humano; pero existe la preocupación de si la dependencia de las proteínas cárnicas incrementa el riesgo de otros procesos asociados a la DM por ello se aconseja la ingesta de proteínas vegetales de diversas fuentes, pues aun siendo incompletas son suficientes para sustentar y mantener el crecimiento tisular.

Una ingesta insuficiente de proteínas se traduce en decremento de la fuerza muscular, incremento de la adiposidad y equilibrio negativo de nitrógeno.

El calor del cocinado ( olla, parrilla, horno, sartén, …) hace que sean más fáciles de digerir.

Micro-nutrientes

Vitaminas y Minerales

Son compuestos orgánicos necesarios para el crecimiento y desarrollo normal del organismo, ya que tienen un cometido muy específico en la trasferencia de energía y la síntesis de tejidos.

El cuerpo no los puede crear y las tiene que adquirir a través de los alimentos que ingiere.

Los requerimientos son idénticos a los de la población general.

No es necesario tomar preparados suplementarios de estos dos elementos.

Su carencia es siempre causa de aparición de enfermedades y la diabetes que no se controla adecuadamente puede dar por resultado pérdida excesiva de vitaminas y minerales hidrosolubles pudiendo, dicha situación, influir en las complicaciones tanto agudas como crónicas de la diabetes.

Otros:

Fibra

Se encuentra principalmente en los vegetales, formando su estructura y su cubierta y no puede ser digerida por los fermentos intestinales del hombre, por lo que enlentece la digestión y absorción de los alimentos y no ofrece ningún aporte calórico.
Su efecto beneficioso sobre el control glucémico no esta suficientemente establecido y para logralo son necesarias, posiblemente dosis muy elevadas.

Pero están tan demostrados sus otros efectos beneficiosos para el organismo que se recomienda en proporciones similares a los de la población en general.

La fibra de tipo soluble se encuentra en las frutas, las verduras y legumbres y la insoluble en la piel de la fruta, la cáscara de los cereales y de los vegetales.

Edulcorantes

El edulcorante natural por excelencia es la sacarosa (azúcar común).

Cada gramo aporta 4 cal.

Y a efectos sobre el control glucémico debe contabilizarse como un HC más.

Está permitido como parte del plan alimentario pero NO como un extra.

Los edulcorantes artificiales son sustitutivos del azúcar común con un poder endulzante entre 200 y 300 veces superior en igualdad de proporciones.

Para que un edulcorante pueda ser utilizado en la industria alimentaria debe cumplir los siguientes requisitos: ser inocuo, debe percibirse e igualmente desaparecer su sabor dulce rápidamente, de gusto semejante al azúcar común, sin regustos y resistir las condiciones del alimento en el que va a ser utilizado, así como los tratamientos a los que se vaya a someter.

Pueden ser:

Naturales.

Se les conoce también como edulcorantes calóricos.

Se transforman en glucosa en el organismo, pero tienen la ventaja de que se metabolizan más lentamente que la sacarosa y por lo tanto afectan menos a la glucemia.

Este grupo incluye:
La dextrosa, la fructosa, el jarabe de maíz y los polialcoholes (sorbitol, manitol, lactitol y xilitol) y deben considerarse como una parte de la comida debido a su contribución calórica.

No calóricos o edulcorantes artificiales
Se caracterizan por su sabor intensamente dulce.
Incluyen: la sacarina, el aspartamo y el acesulfamo K.
Su contribución a la ingesta calórica es despreciable.

El empleo de los edulcorantes ha sido en ocasiones motivo de controversia y la forma mejor de enfocar esta polémica es desde la perspectiva del balance riesgo-beneficio. Ya que en algunos casos las ventajas que reportan compensan a la hora de asumir riesgos muy remotos.

A %d blogueros les gusta esto: